Videodermatoscopía

El melanoma escribe su mensaje en la piel con su propia tinta,
queda allí para que todos podamos verla.
Algunos la ven , pero no todos lo comprenden.
Dr. Neville Davis

 

La videodermatoscopía es una técnica no invasiva que ha permitido modificar la dermatología clínica convencional, mejorando nuestra  capacidad  diagnóstica de lesiones malignas de piel tanto de estirpe melanocíticas como no melanocíticas. La misma puede realizarse de lesiones individuales (lunares u otras) y puede además complementarse con el registro total de la piel llamado Mapeo Corporal Total.

Esta técnica ha tenido un gran impacto en la práctica clínica, beneficiando al paciente con un diagnóstico más temprano especialmente en el cáncer de piel y a su vez logra evitar cirugías innecesarias.

La técnica presenta tres ventajas principales:

  1. Permite optimizar la capacidad diagnóstica de las lesiones de piel en comparación con la clínica convencional.
  2. La digitalización y registro de las imágenes posibilita el seguimiento de las lesiones identificadas de riesgo.
  3. El mapeo corporal total fotográfico de los pacientes portadores de varias lesiones, logra identificar cambios no aparentes al autoexamen y a la clínica. El seguimiento de la población de riesgo con múltiples lesiones pigmentadas se favorece especialmente de este tercer punto, ya que permite documentar la situación clínica global y por sector (mapa cutáneo) registrando la lesión y la piel sana en un momento dado.

La realización de la técnica consta de los siguientes pasos:

  1. Pesquisa: observación clínica y con dermatoscopio manual identificando las lesiones de riesgo.
  2. Mapeo: consiste en el registro fotográfico estandarizado de los sectores corporales.
  3. Dermatoscopía digital: registro con videodermatoscopio de las lesiones identificadas de riesgo.
  4. Análisis de las imágenes y elaboración de informe.